Pinceles iluminados

He pasado toda mi vida rodeado de los cuadros y dibujos de mi padre. Tiempo después mi hermano mayor empezó también a pintar -increíblemente bien, por cierto- y en un momento dado, hace años, me regaló un set de pintura; una caja a modo de maletín lleno de pinceles, lápices, óleos y lienzos que al abrirse hace las veces de caballete. Reconozco que mi recepción fue un tanto rara, a mitad de camino entre “me encanta” y “a ver qué hago yo con esto”. Recuerdo que de niño todo el mundo decía lo bien que dibujaba, pero nada más.

Sin apenas ningún conocimiento técnico, reconozco que más por aburrimiento que por otra cosa, un buen día se me ocurrió que podría intentar hacer un cuadro del Potala, la residencia tradicional de los Dalai Lamas en Lhasa (Tíbet)…

cuadro-potala-2012
El cuadro del Potala, todavía a medio terminar. 2012.

Y me dí cuenta de una cosa: Pintar no sólo podía ser un entretenimiento, sino una forma de meditación, como cuando se elaboran las thangkas (pinturas tradicionales del budismo tibetano, montadas sobre coloridos brocados) o se elaboran los mandalas de arena acompañando cada partícula de pigmento con visualizaciones, alabanzas, mantras…

Coincidiendo con los primeros talleres de meditación que ofrecí a finales de 2015, algunas personas quisieron comprarme algunos cuadritos pequeños en diferentes colores que mostraban ojos de distintas deidades tibetanas…

En otoño de 2016 mi vida personal cambió de rumbo y según se estabilizaba la situación, en las nuevas rutinas se volvieron a hacer hueco los cuadros, después de años sin abrir aquel maletín. Debo dar las gracias a una buena amiga porque sin ella es posible que no hubiese dado el paso. (Ya sabes quién eres, payasa).

Hace no mucho empecé a mostrar más interés por distintos materiales, técnicas… y aunque sigo siendo totalmente autodidacta, decidí abrir en Facebook la página Pinceles iluminados. Un par de anuncios aquí y allá, y cuestión de diez días he enviado un total de cinco cuadros por encargo, no sólo de temática budista sino también relacionados con los símbolos japoneses del reiki, los chakras según la tradición hindú…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las imágenes de budismo tibetano han recibido la energía de su mantra correspondiente y también lo llevan escrito por detrás. Muy indicados para colocar sobre las puertas, servir como inspiración, objeto de meditación, para tí, para regalar… Nuestros encuentros en los talleres de meditación son un momento perfecto si os interesan estos y otros cuadros parecidos, tanto para encargármelos como para entregarlos una vez terminados. No dudes contactar por medio de www.facebook.com/pincelesiluminados.

Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s